¿Cómo arreglar las hojas de cannabis caídas?

Muchos cultivadores, incluidos los veteranos, han experimentado la caída de las hojas de sus plantas de cannabis. Estos casos ocurren cuando las plantas reciben demasiada o muy poca agua. La caída de las hojas en weed puede solucionarse, pero hay que diagnosticar el problema antes de que llegue a una fase sin retorno. El problema de las hojas caídas debe resolverse inmediatamente para que el cannabis crezca con normalidad.

Para arreglar la caída de las hojas de cannabis, debes suministrar la cantidad correcta de agua a tu cannabis. También debes averiguar el motivo de su caída, ya que puede deberse a un exceso de riego o a la falta de agua. 

Lee este artículo para saber cómo arreglar el cannabis que ha empezado a caerse.

¿Cómo arreglar las hojas de cannabis caídas?

¿Por qué se caen las hojas de mi cannabis?

La caída suele estar causada por el exceso o la falta de riego. Cuando los cultivadores aficionados observan que sus plantas de cannabis se están cayendo, suelen pensar que es por falta de riego.

La escasez de agua puede ser un problema, y puede tener varias consecuencias negativas, como la ralentización del ritmo de crecimiento de la planta y la deficiencia nutricional.

Sin embargo, algunos cultivadores son muy entusiastas a la hora de regar sus plantas. A menudo dan a la planta mucha más agua de la que necesita. Todas las plantas, incluido el Cannabis, necesitan agua para sobrevivir, pero demasiado de lo que creemos que es bueno puede causar daños a largo plazo.

Suscríbase a Weed-Smart

Suscríbase a nuestro boletín y manténgase al día.

Utilizamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, usted reconoce que la información que ha proporcionado será transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus condiciones de uso

¿Cuál es la diferencia entre hojas de cannabis marchitas y caídas?

Al examinar los problemas de tus plantas de cannabis, es crucial diferenciar entre el marchitamiento y la caída, ya que ambos tienen razones totalmente diferentes detrás de su aparición.

El marchitamiento se produce cuando las hojas empiezan a ponerse amarillas en las puntas que se curvan hacia abajo. Sobre todo, parecen desgastadas y muertas. Por lo general, empiezan a secarse, lo que indica toda una serie de problemas potenciales. Por otro lado, el marchitamiento se observa cuando toda la hoja se muestra caída, no sólo sus extremos. A diferencia del marchitamiento, no se observan signos de puntas amarillas en las hojas de las plantas de cannabis cuando están caídas. Además, las hojas caídas parecen muy pesadas, como si no pudieran soportar su peso.

 

Es fundamental determinar si su planta de cannabis se está marchitando o cayendo antes de intentar arreglarla. Un examen minucioso evaluará el curso de acción que debe tomar para remediar la situación.

¿Cómo determinar si el cannabis está infra regado?

Uno de los pasos más importantes para solucionar los problemas del cannabis es el examen minucioso: la supervisión de tus plantas nunca falla. Examinar el estado de tu planta cada día no sólo determina y soluciona los problemas en tiempo real, sino que también te ayudará a evitar futuros problemas. Las estrechas similitudes de los síntomas entre las plantas de cannabis con riego insuficiente y con riego excesivo suelen llevar a la confusión. Por lo tanto, para diagnosticar correctamente una planta de cannabis con poco riego, aquí tienes algunos consejos.

  1. Revisa la planta. Uno de los pasos más importantes para solucionar los problemas del cannabis es el examen minucioso: la supervisión de tus plantas nunca falla. Examinar el estado de tu planta cada día no sólo determina y soluciona los problemas en tiempo real, sino que también te ayudará a evitar futuros problemas. Las estrechas similitudes de los síntomas entre las plantas de cannabis con riego insuficiente y con riego excesivo suelen llevar a la confusión. Por lo tanto, para diagnosticar correctamente una planta de cannabis con poco riego, aquí tienes algunos consejos.
  2. Comprueba las hojas. Las plantas de cannabis pueden parecer caídas por varias razones, pero las hojas delgadas son uno de los signos más evidentes de las plantas de cannabis deshidratadas. Por lo general, las hojas de las plantas poco regadas se vuelven delicadas, quebradizas y quizás de aspecto empapelado. Además, la presencia de hojas amarillentas que parecen ser deficientes desde el punto de vista nutricional es otro fuerte indicador de que tus plantas de cannabis han sido mal regadas.
  3. Comprueba el suelo. Otra forma de determinar que el cannabis no recibe suficiente agua es a través de su medio de cultivo o suelo. Por lo general, un suelo reseco sugiere que la planta de cannabis no está recibiendo suficiente agua. Para saber si la tierra de tu planta de cannabis está seca, examínala con el dedo por debajo de la capa superior. Hay una gran posibilidad de que las raíces se hayan secado si está seca un centímetro más abajo.

¿Cómo determinar el exceso de riego del cannabis?

Los cultivadores novatos suelen dar demasiada agua a su Cannabis porque suponen que beneficiará su crecimiento. Sin embargo, dar demasiada agua también puede hacer que tus plantas de cannabis mueran. El cannabis regado en exceso puede curarse si se toman medidas inmediatas. Por lo tanto, para diagnosticar correctamente el Cannabis regado en exceso, aquí hay algunos consejos que le ayudarán a diagnosticar correctamente el Cannabis regado en exceso.

  1. Comprueba las hojas. Revisar las hojas de tu Cannabis debería ser lo primero en tu mente. Las plantas de cannabis regadas en exceso muestran hojas caídas. Sus hojas se curvan hacia abajo, pero se mantienen sólidas y con una apariencia regordeta, a diferencia de las hojas con poco riego.
  2. Compruebe el crecimiento de las plantas. Su planta no podrá tomar oxígeno si su sustrato está permanentemente húmedo. Un exceso de humedad perjudica a las propias raíces y puede provocar su putrefacción. El riego excesivo priva a las raíces del oxígeno que necesitan para absorber los nutrientes esenciales de la planta. El desarrollo de su planta se ve reprimido cuando los nutrientes no se absorben y metabolizan adecuadamente. Como resultado, el crecimiento de su planta de cannabis será más lento de lo habitual.
  3. Comprueba el color. Aparte del impacto negativo en el crecimiento de la planta, la incapacidad de absorber nutrientes esenciales debido al exceso de riego puede hacer que las hojas se vuelvan amarillas. Las hojas amarillas pueden indicar varios problemas de salud, como deficiencias de nutrientes.

    Si quieres saber más sobre las deficiencias de nutrientes, deberías leer nuestra entrada del blog: ¿Cómo saber qué nutrientes le faltan a una planta de cannabis?

¿Cómo arreglar el problema de la falta de agua en mi cannabis?

Corregir el subacuático es bastante sencillo: basta con dar más agua a la planta de cannabis. Sin embargo, la cosa no acaba ahí. Te ayudará recordar varias cosas para evitar futuros problemas con tu Cannabis. Intenta hacer lo siguiente:

  1.  Control del suelo. Puede utilizar su dedo para examinar el suelo cavando una pulgada de profundidad en él. Si la tierra parece estar seca, es hora de regarla. También puede utilizar esta estrategia para crear su programa de riego. Si la tierra parece secarse en un día, indica que estás regando tu planta de cannabis.
  2. Utilizar una maceta adecuada. Una de las causas del encharcamiento es la utilización de un tamaño de maceta incorrecto en determinadas fases de crecimiento. Por ejemplo, suponga que utiliza un recipiente grande durante la etapa de plántula. En ese caso, puede perjudicar la capacidad de la planta para absorber suficiente agua, ya que el pequeño sistema radicular no tiene tiempo suficiente para tomar agua antes de que se escurra.
  3. Siga el horario de riego y la idoneidad. Debe seguir un horario estricto para regar sus plantas. Mantener el plan de riego detallado puede ayudar a evitar el exceso de riego. Además, el Cannabis de pequeño tamaño puede necesitar ser regado con frecuencia pero con menor volumen, mientras que el de mayor tamaño necesita ser regado con el mismo intervalo pero con mayor volumen.

¿Cómo solucionar el problema del riego excesivo de mi cannabis?

El riego excesivo es más frecuente, sobre todo en los nuevos cultivadores. Para evitarlo, debes estar atento a tus hábitos de riego. Puedes consultar los siguientes consejos para evitar el exceso de riego.

  1. Control del suelo. No tener un suelo adecuado para tu Cannabis puede provocar la retención de agua, especialmente cuando se utiliza un suelo con base de arcilla, que absorbe mucha agua. Asegúrate de secar un poco el medio de cultivo para conseguir al menos un 60% de sequedad del suelo. Si no tienes un sensor de humedad del suelo, puedes innovar estrategias como levantar la maceta antes y después de regar la planta para citar la diferencia de peso y el siguiente programa de riego.
  2. Utilizar una maceta adecuada. Utilizar el tamaño adecuado de la maceta también puede evitar el exceso de riego. Al empezar a cultivar Cannabis, asegúrese de utilizar un recipiente más pequeño con suficientes agujeros de drenaje. Una planta joven puede no absorber toda el agua de un recipiente enorme, lo que provoca la retención de agua, y la tierra no se secará. Por otro lado, utilizar una maceta pequeña para el Cannabis adulto puede hacer que el agua se seque rápidamente. Por lo tanto, se regará repetidamente la planta, lo que acabará provocando un exceso de riego.
  3.  Siga el horario de riego y la idoneidad. Regar con menos frecuencia es la forma más práctica de salvar su Cannabis sobre regado. Lo mismo ocurre con las cuestiones relativas al riego insuficiente; el riego de sus plantas debe realizarse de acuerdo con un horario determinado. El riego excesivo se puede evitar manteniendo un plan de riego preciso. En el mismo caso, las plantas de cannabis pequeñas pueden necesitar ser regadas más regularmente pero con menos volumen, mientras que las plantas más grandes pueden necesitar ser regadas de la misma manera pero con más volumen.

¿Con qué frecuencia debo regar mi planta de cannabis?

Aunque sepas cómo tratar el tema del agua, también tienes que averiguar el momento adecuado para regar tu Cannabis. El calendario de riego varía en función de la fase de plántula, vegetativa y de floración. Por lo tanto, lo mejor sería tener en cuenta el estado de tu planta antes de suministrarle agua.

En la fase de plántula, se recomienda regar la planta dos veces al día al principio, centrándose más en la frecuencia que en la cantidad. Durante esta etapa, tu planta de cannabis es muy susceptible al estrés, especialmente en lo que respecta al riego. Es más aconsejable que utilices un pulverizador en lugar de una regadera para regular el volumen de agua. Como se dice, menos es más.

Su planta se desarrolla desde la etapa de plántula hasta la etapa vegetativa después de producir las primeras hojas en abanico con todos los foliolos. En esta etapa, tu Cannabis desarrolla tallos y hojas y concentra toda su energía en desarrollarse grande y robusta. Riegue regularmente su planta con agua limpia. Vigila siempre el drenaje y evita regar en exceso. Además, el riego diario es aconsejable cuando se utilizan macetas pequeñas durante la etapa vegetativa. Pase a regar cada dos días si tiene macetas grandes.

 

Cuando los cogollos se desarrollan, esto sugiere el final de la etapa vegetativa, y comienza la etapa de floración. En esta etapa, tus plantas consumen el mismo volumen de agua que durante la fase tardía de la etapa vegetativa.

¿Cómo saber si mi cannabis está sediento y necesita ser regado?

Una forma de determinarlo es pesando la maceta. Sentir el peso de su medio de cultivo cuando está en su punto más ligero sin agua es útil para evaluar la proporción de riego. De este modo, siempre sabrá cuándo regar sin arriesgarse a hacerlo en exceso. Si la maceta está pesada, es probable que la tierra esté demasiado húmeda y debe esperar unos días antes de suministrar agua. Si está demasiado ligera, hay que regarla enseguida.

 

Además, examinar la humedad de la tierra también puede ayudarte. Si estás regando a mano y no estás seguro de si la tierra está lo suficientemente húmeda, pasa todo tu dedo por el lateral de la maceta. Dependiendo de lo húmedo o seco que sienta el dedo, podrá saber cuándo es el momento de volver a regar.

Conclusión:

Cultivar cannabis no es tan sencillo como plantar, abonar y regar cuando te apetezca. Espera cometer errores la primera vez y prepárate para aprender de tus errores.

¿Ha sido útil?